Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él!!!
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *♥*´¯`*.¸¸.*´¯`* Palabras del alma *´¯`*.¸¸.*´¯`*♥*

13 dic. 2007

Un viaje para hoy



Sin ser el más optimista, creo que en verdad la vida me ha mostrado que de lo menos pensado resulta algo bueno, algo que nos aporta y acaba haciéndonos crecer. Yo vengo de un error, de una mala decisión, de una acción precipitada y no muy cuerda. El peso del error, de la ausencia, de la soledad, de la incapacidad y de mi propia limitación se convirtieron en mis más cercanos celadores, fantasmas que arremeten contra mí y atormentan mi recinto interior, me quieren robar la paz y traerme a cambio ese dolor al pecho, ese abismo de desconsuelo. Y mucho más podría decir de esas horas de búsqueda sin respuesta, de reclamos y de auto-reclamos, de sin sentido y finalmente de impotencia.

Por trágicas que parezcan estas palabras, no es el camino a caminar aun cuando parezca el único. Ya sé, no es el único, es el más cercano. Importante para mí asumir el precio a pagar, reconocer esa parte irrevocable de nuestro trato con la vida, pues toda la belleza de nuestra estancia en este mundo de momentos cortos y de momentos largos, tiene su costo. Me invade la sensación de que todo terminó en el segundo que acaba de pasar y otras me parece que ese día anhelado ya no se sabe en que mes vendrá, parece cada vez más largo y tremendamente ausente. Recuerdo que lo importante es el camino, pero me obsesiona la llegada, la meta, el logro, por decirlo de alguna manera, el título. Yo no lo dije, pero es este camino que caminamos, cada quien por sus veredas únicas, el que hace que nuestra existencia tenga sentido. Curiosamente para un obsesionado del fin último, esto no es cosa fácil de creer. No se trata de lo que voy a lograr, se trata de hoy pues es todo lo que tengo con certeza, ese mañana llegará pero cargado de este presente, de este segundo que parece determinarlo todo. Y es aquí donde nace mi dolor, mi conciencia, mi respiración, mi vida…

Creo que mi esperanza se transforma y me transforma, mi alma pide a gritos ser libre, me pide trascender la limitación heredada y la que yo mismo me he impuesto. Necesito romper, finalmente disponerme a este instante, alinear mi mente y mi corazón con esta hora. Sucio de tiempo, cansado de lo pasado y golpeado del futuro no me puedo levantar, será esta mi liberación, la que necesito para vivir intensamente este día de dolor o de nostalgia o de ausencia o de alegría o de esperanza.

Reconocer el error, hacerlo bienvenido a nuestra vida es quizás unos de los tragos más amargos que uno pueda atreverse a beber en este viaje. Parece ser hasta innecesario asumir tal responsabilidad, es tan fuerte dejarse tentar por la evasión y simplemente dejar que el tiempo y la vida sigan su curso; pero esta vez no he tenido salida. El trago delante de mí debía ser bebido, pues era mío y para mí. Bendito este día, esta hora infinita en la que puedo descubrir la vida para seguir apostándole a ella. Pensé que la salida era ignorar este momento, como dejar de vivir para empezar a hacerlo para cuando el corazón doliera menos y ya no estuviera tan magullado, pero no habrá mañana si no hay hoy, si no puedo disponerme al viaje, a este intenso recorrido por cada día de mi vida que hace días debí iniciar.

Para ti, estoy aqui!!

No hay comentarios.: